Lo que se necesita para una buena nueva década ahora – un ensayo para el Año Nuevo de Alexander Nchuchuma Riechers

Una nueva década está amaneciendo y, como en cualquier momento, los retos del futuro son mayores que nunca. Es ocioso e innecesario pintar sombras más oscuras en la pared que las que ya se están pintando en la actualidad. Porque ellos sacan sus poderosas superficies de proyección de tres grandes temas del presente: el cambio climático, la migración y la creciente brecha entre ricos y pobres. Su fuente de luz es también su común denominador: la globalización. Y puesto que ocho mil millones de personas pronto estarán involucradas en esto último, las nubes oscuras del horizonte se harán cada vez más grandes por sí solas. En este contexto, es probable que ya no sea una tesis audaz cuando nos demos cuenta de que nuestro planeta está a punto de descarrilarse – irremediablemente, si no empezamos a tomar medidas radicales hoy.

Normalmente, en este punto, en aras del equilibrio dialéctico y estético necesario, se haría referencia a las múltiples oportunidades que están floreciendo para la humanidad, especialmente en lo que respecta al progreso tecnológico. No todo es malo, muchas cosas han mejorado considerablemente, la vida es menos ardua, etc., sí, eso también es digno de mención – pero en términos del futuro de la humanidad, esto no es muy significativo por el momento. Por un lado, porque sólo se aplica a una minoría privilegiada de nuestro planeta, y, por otro lado, porque no dice nada sobre cómo se comportarán los privilegiados y los desfavorecidos entre sí en el futuro. La tecnología no sustituye a la ética, es un medio para un objetivo – objetivos que las personas crean y de los que son responsables.

Por lo tanto, el enfoque de la próxima década debe estar en el propio fijador de objetivos, es decir, en la persona espiritual. Esto no se refiere explícitamente al homo oeconomicus como el maximizador racional de la utilidad. Porque en este juego global de alto riesgo ya no se puede hablar de racionalidad. No, en el centro de la consideración y del discurso debe estar ahora finalmente el espíritu que pone en riesgo a economías enteras con transacciones especulativas; el espíritu que no combate las causas de la huida, sino que las alimenta; el espíritu que no sólo no frena el viaje ecológico contra el muro, sino que aún lo acelera. Este demonio es el corpus delicti que debería llevarnos a los motivos de la circulación a contramano global, y con suerte también a la vuelta a la pista. En la actualidad, la irracionalidad reina por encima de todo y hasta tal punto que las contramedidas racionales, las iniciativas bien intencionadas y las manifestaciones justificadas tienen poco efecto. Por lo tanto, el juego serio debe ser desplazado, es decir, a donde el juego se juega realmente – en y entre los campos mentales.

Para el hombre moderno este enfoque ya puede provocar una resistencia interna. Tampoco se le puede culpar, ya que en los últimos 200 años le ha sido continuamente deshabituado de los aspectos espirituales y mentales. El espíritu progresivo de la industrialización y la ciencia moderna ha hecho que el que fuera un hombre pequeño tenga éxito, lo ha levantado literalmente del suelo. La formación de la materia se convirtió en la garantía del éxito y, por tanto, también en el centro del pensamiento. El pensamiento, sin embargo, forma la percepción. Y así es que con la ayuda de los micro- y telescopios ahora somos capaces de reconocer las cosas más pequeñas y remotas, pero hace tiempo que dejamos de ver el espíritu detrás de cada cosa. Atrapados en el substancialismo contemporáneo, no tenemos ni términos familiares ni un sentido pronunciado para las fuerzas más allá de la materia. El caldo de cultivo ideal para que todos los espíritus oscuros y manipuladores permanezcan irreflexivos, inconsiderados y por lo tanto no reconocidos.

Encontramos el antídoto en el mundo antiguo: Probate spiritus! – Pruebe el espíritu! no es sin razón lo que dice la primera carta de Juan a la comunidad cristiana primitiva. Uno debe reconocer a los falsos profetas por el espíritu en el que están parados. Y esto se muestra, como en todo árbol, por sus frutos. Pueden servir a la vida, nutrirla y dejarla crecer, o pueden amenazar la vida, consumirla y mantenerla pequeña. La Biblia, aquí sólo representativa de toda la literatura sapiencial de la antigüedad clásica, utiliza este lenguaje arcaico de forma completamente natural para la interpretación de los fenómenos mundanos – y por lo tanto no es científicamente incorrecto, sino espiritualmente significativo.

El hombre moderno, sin embargo, que se describe a sí mismo como iluminado y racional en su imagen de sí mismo, ha caído ahora en la trampa que le fue puesto hace mucho tiempo. Se ha alejado de los espíritus que animan el alma y ha hecho de la materia su nuevo Dios. Esto no ocurrió de la noche a la mañana, sino como un proceso de efecto lento, cuyos impactos se están haciendo ahora evidentes. Un truco brillante que podría atribuirse al ingenio de un Mefisto: el progreso se convirtió en su salvador, la prosperidad material en su revelación. A partir de ahora, el hombre ya no necesitaba un Todopoderoso, ya no tenía que arrastrarse humildemente hasta las cruces. Se anunció una revolución cultural que, comenzando en Europa, llegó a todo el mundo en sus consecuencias: como sistema económico fijado en el crecimiento, como paradigma de viabilidad, como primacía de la voluntad, como positivismo en las ciencias, como ciencia espiritual sin espíritu y como psicología sin alma.

La trampa funciona ahora de manera muy sencilla: Todo lo que el hombre necesitaría para salir del presente apuro, lo ha sacrificado en aras de su propia salvación en esta tierra -humildad, modestia, reverencia por la creación y el reconocimiento y discernimiento de los espíritus. Estas cualidades son bienes culturales que maduraron a lo largo de miles de años y fueron destruidos en unas pocas generaciones. Ahora estamos pagando el precio: Tendríamos que actuar inmediatamente para resolver la crisis global y climática, pero no tenemos los medios espirituales para hacerlo. Tendríamos que consumir menos, tendríamos que renunciar, cosas que son difíciles para nosotros porque hemos hecho el cálculo sin nuestra alma. Porque cuando el alma fue intercambiada como un polvoriento concepto metafísico por las modernas ciencias naturales, el hombre se despojó de su fundamento trascendente. Ya no es capaz de sentir o cultivar su valor no negociable y propio como un ser espiritual-mental más allá de la materia, la productividad y el estatus.  Cuán grande fue el robo y cuán ampliamente valioso es el alma, podemos ahora ver por la magnitud del consumo que es para llenar el hueco que ha sido derribado en el suelo.  Ya no somos suficientes para nosotros mismos, no importa cuánto tengamos.  Es exactamente por eso que las consideraciones razonables no servirán de nada a menos que realineemos nuestras mentes, recuperemos nuestras almas y las conectemos con las profundidades arcaicas que cortamos hace tiempo.

Y quien encuentre todo esto todavía demasiado atrevido y artificioso debería referirse al efecto y por lo tanto al empirismo mismo. El espíritu del materialismo funciona como no-pensamiento, no-acción, no-sentimiento. Seduce y confunde con su exceso de riqueza. Porque los que tendrían que actuar ahora no son capaces de hacerlo. Vuelan, conducen y viajan en cruceros como nunca. Siguen consumiendo a niveles récord y aumentan los índices a alturas vertiginosas. Nadie se detiene, todos pisan el acelerador. La lógica autoimpuesta de la maximización del beneficio lleva al modo de combate, fomenta la violación, desde las reglas de la decencia hasta los actos criminales. La avaricia, uno de los siete pecados capitales, se eufemiza como interés de los inversores y se declara como el orden de los mercados financieros. Un sistema inherentemente corrupto promete a la gente felicidad y dicha – a la luz de los daños colaterales una burla en sí misma, pero una realidad vivida.

Pero algunos están a punto de despertar. Muchos se dan cuenta de que algo está mal aquí. La antigua revolución cultural de la modernidad ya no puede inspirar entusiasmo porque ya no tiene un espíritu sano. Ha cobrado vida propia, se ha convertido en algo demasiado difícil de manejar para la gente. Se ha convertido en un ser por derecho propio, haciendo todo lo posible para mantenerse. Su estrategia se llama crecimiento y trabajo en red, su impulso es el miedo a ser pequeño, inútil e insignificante. Sólo ahora nos convertimos en aprendices de brujo purificados, porque el espíritu al que llamamos, a pesar de los serios esfuerzos, parece que no podemos deshacernos de él tan fácilmente.

Entonces, ¿qué hacer? La propuesta: dos acciones para las cuales una década debería ser suficiente. Primero, ¡muestra más entusiasmo! por la vida espiritual y el poder que emana de ella. El espíritu de la época es un ser que debe ser tomado en serio si se quiere cambiar seriamente. Y luego: ¡Recuperen sus almas! Porque el que tiene su alma se tiene a sí mismo – en plenitud. Con este capital espiritual superaremos el futuro sin falta – ¡seguro!